Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2011

CABALLERO KADOSH

Para empezar en el diccionario aparece la siguiente interpretación: Kadosh (hebreo). Se escribe también Kodesh. Consagrado, Santo. Alguna cosa puesta aparte para el culto del Templo. (Lugar santo o de santidad) Pero entre el significado etimológico de esta palabra y su significado subsiguiente en su aplicación a los Kadeshim (los sacerdotes puestos aparte para ciertos ritos del templo), hay un abismo. Las palabras Kadosh y Kadeshim figuran en Reyes más bien como un titulo ignominioso puesto que los Kadeshuth de la biblia eran idénticos, en sus oficios y deberes, a las jóvenes bailarinas de algunos templos de la india. Eran los Galli, los sacerdotes eunucos de los obscenos ritos de Venus Astarté que vivían “junto a la casa del Señor”. Es cosa bastante curiosa que los términos Kadosh y otros fueron apropiados y puestos en uso por varios grados de la Masonería.

LO EFIMERO DE LA VIDA

La mayoría de los seres humanos vivimos según un plan preestablecido. Pasamos nuestra juventud educándonos, luego buscamos un trabajo, conocemos a nuestra pareja, nos casamos y tenemos hijos. Compramos una casa y procuramos que nuestros negocios o profesiones tengan éxito. Luchamos para conseguir nuestros sueños, como nuestra segunda vivienda o el segundo coche. Luego viene la búsqueda por una parcela de poder y por las vacaciones en países lejanos. Al final vienen los proyectos de jubilación que lleva parejo la enfermedad y por fin la muerte.
Los mayores dilemas a los que se suele enfrentar el ser humano promedio, durante su vida, suelen ser decisiones intranscendentes que no van más allá del color de un coche o el lugar de vacaciones. Nuestra vida es monótona y repetitiva, desperdiciada en la persecución de lo banal, porque según se desprende no conocemos nada mejor.