Ir al contenido principal

LA CALAVERA




Si después de todo la vida tiene su final, que podemos pensar mientras hacemos el recorrido masónico. Está claro que nuestro recorrido dentro de la orden es como un corsé que nos abre puertas de nuestra conciencia si hacemos lo que debemos hacer, naturalmente, y no nos limitamos solo a  asistir a las tenidas porque hay que asistir.

La respuesta a la transcendencia no es algo superficial que se pueda adquirir intelectualmente aunque unos repitan mil veces de memoria los rituales u otros nos lean largas planchas salidas de sesudas sesiones de copia y pega y poco más.  La experiencia masónica nos debe llevar a la reflexión individual nacida de la interiorización del ritual del rito en el cual trabajamos. Desprendernos de los fallos humanos que nos rodean y reconocer los nuestros propios. Ver en la tenida un momento de abstracción intelectual y material que permita vaciar nuestro mundo limitado por el nacimiento y la muerte.
 
Ahora sí, con esta preparación masónica podemos enfrentarnos solos a conocer nuestro yo inmortal que nos imbuirá de conocimiento que no puede ser transmitido por otros y que uno mismo honradamente no puede transmitir. Esa experiencia solitaria es la única que vale porque no está contaminada por las experiencias ajenas que colectivizan conocimientos no estructurados fruto de iluminismos trasnochados.

Entradas populares de este blog

LA ESTRELLA FLAMIGERA

Para nosotros la estrella flamígera es la manifestación central de la luz, centro místico y emblema de la divinidad. Este símbolo corresponde al grado de compañero y esta asociado al numero cinco y al hermetismo. Sus cinco puntas forman la pentalfa de Pitágoras y constituyen los cinco puntos de perfección: fuerza, belleza, sabiduría, virtud y caridad. Es la Estrella Flamígera el astro místico de la razón que ilumina al Compañero y cuya luz inextinguible disipa las tinieblas de La ignorancia. La letra “G” en su centro, emblema del genio del hombre, a quien ella dirige en el camino de la sabiduría, aclara el espacio inmenso que tiene que recorrer todo Masón para la posesión de todas las verdades, a través de las obscuras sendas de la ignorancia, de la superstición y de las falsas ideas que dominan en el mundo profano. Ella es parte de Dios en si misma que todo lo conserva y que adivina donde nace el bien y donde viene el mal, personifica el ingenio del hombre guiado por la razón.

EL ARA

El ara masónico o altar de los Juramentos está situado entre el cuadro de la Logia y la balaustrada del Oriente, delante mismo del Venerable Maestro señalando el centro sagrado de la Logia. Constituye el punto donde se concentran las energías del cielo y de la tierra actuando como verdadero corazón del templo y nudo donde se concentran el recorrido horizontal y el vertical que conduce a los misterios de la iniciación. (Extracto del libro)